miércoles, 11 de junio de 2008

Excursión a las Islas Cíes

Según un artículo publicado en The Guardian la mejor playa del mundo no está en el Caribe, en las Maldivas o en Australia, por poner algunos ejemplos de típicos arenales internacionalmente conocidos, sino en las Islas Cíes. Hablamos de la playa de Rodas a caballo entre las islas de Monteagudo y del Faro que forman parte del llamado Parque Natural de las Islas Atlánticas, situadas a la entrada de la Ría de Vigo.
Como toda clasificación es injusta, pero sirva esto de prólogo para acercarnos a un pequeño paraíso que incluye excursiones, camping,playa y paisajes naturales todo ello en el mismo "paquete". Además, están a un paso de la ciudad de Vigo, la mayor de Galicia y conocido puerto internacional.Cercanas a Baiona, donde se recibió por primera vez la noticia del descubrimiento de lo que sería un nuevo continente, ya que aquí arribó La Pinta, como sabemos, la tercera de las naves que fueron con Colón en busca de otro camino hacia las Indias (y de la que hay una réplica cerca del Parador de turismo(antigua fortaleza Monterreal).



Llegamos a un pequeño puerto junto al que tenemos el inevitable restaurante o chiringuito y ya, junto a la sombra de los pinos, una caseta de turismo que te suministra planos y principales sendas para recorrer las dos islas.
Nosotros decidimos ir hacia la playa de Rodas, pasar siguiendo el paseo por detrás y, llegando al camping continuar por la pinada hacia el sur.



La opción más económica es llevarte la tartera o el bocadillo y emprender la exploración de las islas con el mapa en mano y bebidas, a ser posible fresquitas, en la mochila junto con la crema de protección solar.
Detrás de la zona del camping hay un camino que se dirige hacia el faro.También hay un restaurante, pero no nos pareció de muchas garantías y estaba abarrotado. Fuimos por el sendero llano en lugar de la impresionante subida que nos anunciaba el camino anterior.Teniendo en cuenta el calor tremendo de la jornada y a los niños protestando por lo mismo era la posibilidad más lógica. Más adelante, en la pinada, hay otro chiringuito mucho más tranquilo el menú que ofrecían (pescado, pulpo,pechugas de pollo...), nos había atraído en otra ocasión y a esto le añadimos, entonces, el disfrute de la sombra de los pinos. Es interesante saber que al abrigo de estos árboles hay habilitadas mesas y bancos de piedra para el que quiera descansar o comer a lo largo del sendero.
Continuando la marcha se llega a una pequeña playa más recogida y que pensamos que a la vuelta nos serviría de descanso (comentar que parte de ella era zona nudista). No olvidar que una cosa es el paisaje y otra el darse un baño, para un natural de estas costas es estimulante,pero para cualquier otro es un agua procedente de un inmediato deshielo, incluso da la sensación de que no deben estar muy lejos los icebergs.



Nuestro paseo nos llevó hasta el antiguo faro junto al que había anidamientos de gaviotas y, desde luego, una ausencia total de humanidad, excepto nosotros, claro.Era evidente que este tramo del camino no parecía atraer a muchos excursionistas (aquí acaba el sendero y hay que volver sobre nuestros pasos).



A la vuelta, ya por la tarde, pudimos contemplar detrás de la playa de Rodas el contraste entre la costa que da a mar abierto, muy escarpado, y las vistas que tiene el lado que da a la ría de un relieve más suave.





9 comentarios:

Margot dijo...

Que lugar mas precioso, y las fotos una pasada.
Felicidades al fotógrafo.
Un beso
Margot

Caminarsingluten dijo...

Estupendo relato del viaje a las Cies, con el que nos hebeis hecho recordar nuestros viajes a estas maravillosas y pequeñas islas.

El padre de esta familia, recorrio el mismo camino hasta el faro y siempre recuerda la gran cantidad de gaviotas que allí anidaban.

Desde ese primer viaje, en el que aún se encontraban grandes caracolas en la playa, ha pasado mucho tiempo, pero al contrario que en otros parajes, las islas han mejorado, y además con esas magníficas fotografías que habeis realizado dan ganas de volver a encontrarnos con ellas.

Hablando de las fotos... todas son buenísimas, pero nos quedamos con el color, el contraste de la última.

Un fuerte abrazo y besotes.

Ana y Víctor.

FLOR dijo...

Hola!
arena blanca, aguas cristalinas, realmente parece un paradisiaca isla del caribe, precioso, había visto algun reportaje sobre las islas Cíes, las fotos muy buenas.
Creo que ya te comenté que me voy de viaje de novios a un crucero, con costacruceros, islas griegas, turquia y egipto, me gustaría que me aconsejaras sobre que comida llevarme, como te apañas en las excursiones, te ponen comida?, que ropa y calzado es aconsejable para las excursiones?qué clima hace por ahi?y cualquier otro consejo que me pueda dar un viajero experimentado como tú.
chao

Tawaki dijo...

Las fotos, como es habitual, son una pasada. ¡Qué color tiene el agua!

Yo pensaba que había un cupo diario de personas, y eso me ha retraído de visitarlas, pero me parecen una excursión excepcional.

Un abrazo.

jucaralva dijo...

Margot: Gracias por tu amabilidad, desde luego, nunca hacen justicia a la naturaleza , pero dan una idea.

Caminantes: caracolas no encontramos, pero la sensación de estar en un lugar especial, a pesar de estar tan cercano a la "civilización", sí. La última foto, al ser al atardecer, ya sabéis que realza los colores y los matices a nosotros también nos encantó...acompañada de la brisa del natural.

Flor: En nuestro caso las excursiones al estar programadas o bien de mañana o bien de tarde siempre te dan la ocasión de comer o cenar en el "refugio" del barco.
En el crucero no solicitamos comida para las salidas, pero se podría pedir algún tentempié porque luego vienen los "bajones" y no tienes muy claro, allí donde te pillen, si puedes comer algo más allá de frutas o bebidas.Nos llevamos de casa precisamente eso, aperitivos(galletitas, snacks o pastas) en la mochila para prevenir estos problemas.
En cuanto a vestimenta desde luego si vas a visitar zonas altas, el desierto o toca madrugón siempre viene bién echar algo de ropa de abrigo como jerseys o, incluso un chubasquero que te resguarda del viento incómodo y posiblemente un pantalón de esos convertibles con cremallera para hacerlo corto o largo a gusto del consumidor...porque a medida que vaya transcurriendo el día el calor es exponencial y sobrará todo menos las bebidas.
Para no estropear el viaje siempre es aconsejable ir con espíritu positivo y afrontar los pequeños contratiempos que surgan con una buena dosis de optimismo, de lo contrario, todo se ve negro e insuperable.

Tawaki: Tienes razón en el cupo, no lo había incluído, cada día permiten visitar las islas 2200 personas.Hay que conseguir, con tiempo suficiente, el pasaje del barco tanto de ida como de vuelta (para controlar quién se queda en el camping y que todos vuelvan).

Gracias por vuestras aportaciones.

Ágata dijo...

Esta claro que no hace falta irse al Caribe para disfrutar de unas playas fantásticas. Me encantan todas las fotos, sois unos artistas, a mi me salen casi todas borrosas. Muchas gracias por compartir vuestras experiencias en estos viajes maravillosos. Saludos

jucaralva dijo...

Gracias Ágata por tu apoyo nos estimula para seguir compartiendo nuestras peripecias.

Moa dijo...

hola, primero darte o daros las gracias por la visita a mi blog. Efectivamente, como padres nos podemos equivocar y lo haremos, pq aqui empezamos a ser padres a la misma vez q nuestros hijos son hijos. Pero creo q nunca está de más ver todas las aportaciones que hay por ahí, para autoexaminarnos y ver si estamos en el buen camino o por lo menos en el camino...
Segundo, deciros que me ha encantado descubrir ese paraiso que tenemos tan cerca y q muchos no conocemos. He estado en Galicia, pero no llegué a las Cies; con este superreportaje lo pongo en mis lugares pendientes... Gracias por compartirlo. Saluditos

jucaralva dijo...

Compartimos tu opinión. Levantar la cabeza de los problemas y mirar alrededor para intentar solucionarlos es muy sano.Los distintos puntos de vista enriquecen y , muchas veces, ayudan.

Gracias por tu visita y esperamos que no sea la última.